Ritual para transitar la intensidad emocional

No estás sola, estás contigo

Hoy venimos a contarte sobre la Luna Llena en Piscis que hemos tenido este martes 21 de septiembre a la 1:54 am (España). Como ya sabrás las lunas llenas simbolizan la culminación de un ciclo emocional de seis meses, ofreciéndote la claridad para observar los resultados de un proceso. Por ello, lo primero que puedes preguntar-te es: ¿qué estás viendo con nitidez? ¿qué se está iluminando en tu vida ahora? Porque normalmente con las lunas llenas la capacidad de tomar decisiones y la valentía para hacerlo aumentan.

Esta luna llena tiene la peculiaridad de darse no sólo en el último signo del zodíaco, sino que también se llena en uno de sus últimos grados, concretamente en el 28º 13’. Esto significa que estás frente a un final importante, cerrando una etapa, despidiéndote de una vieja forma de hacer y de sentir que, por haber cumplido su función, ha llegado el momento que termine.

Y por lo que refleja el cielo, este cierre puede que no te sea tan sencillo de transitar como en otras ocasiones, puesto que las tensiones entre planetas muestran ciertas dificultades y resistencias que debes considerar. La primera es que la energía de piscis es muy proclive a la evasión y fácilmente puede zambullirte en fantasías, idealizaciones y ensoñaciones que te dificulten contactar realmente con aquello por lo que estás pasando. También son comunes los estados de tristeza, melancolía y desazón que te sumen en un letargo perezoso y autoindulgente.

La segunda consideración es que Mercurio, el regente del Sol, está en cuadratura con Plutón. Este aspecto hace que tengas la tendencia a tener pensamientos obsesivos, angustiantes y autodestructivos. También puedes llegar a sentir miedo a mantener conversaciones por las reacciones de ira, desprecio o abandono del otro.

Un factor importante para que tengas en cuenta es que Venus, dispositora final de todo este combo energético, está en Escorpio. Esto significa que la intensidad, el deseo extremo o incluso el dolor, pueden estar siendo parte de tu vivencia para esta luna llena.

Frente a actitudes como estas te animamos a que puedas regalarte unos momentos para ti y te proponemos que ritualices tu momento presente para aprovechar mejor las oportunidades energéticas que nos plantea el cielo de esta Luna Llena (toma los directrices que te sirvan y las que no déjalas pasar)

  • Te proponemos que puedas activar tu cuerpo y prestarle atención. Busca un espacio y un tiempo de intimidad.
  • Respira profundamente y date unos minutos para bajar el ritmo del día a día.
  • Pon una música suave que te ayude a relajar. Puedes añadirle al ambiente el aroma de un incienso o esencia relajante si te apetece.
  • Cierra los ojos y, sin dejar de respirar, pon atención a las plantas descalzas de tus pies. Pon atención a la temperatura y la textura del suelo que estés pisando. Siente cómo las plantas de tus pies te sostienen.
  • Balancéate suavemente al ritmo de la música que te acompañe. Déjate mecer con suavidad mientras sigues respirando y, procura mantenerte centrada en tu cuerpo y en la cadencia de su movimiento. Si surgen emociones permite que se expresen, préstales atención a tus mecanismos de contención y aflójalos, deja que la emoción salga.
  • Lentamente empieza a mover los brazos sin dejar de mecerte. Luego ábrelos y expande tu pecho echando los hombros hacia atrás. Inspira profundamente y déjate sentir las emociones que te estén aconteciendo.
  • Baila, mueve tu cuerpo con movimientos suaves atendiendo todo aquello que le pueda estar pasando. Deja que tu cuerpo guie tus movimientos. No fuerces nada, deja que los pensamientos negativos o los juicios pasen sin atender.
  • Cuando estés preparada, coge un cuenco mediano y llénalo de agua. Puedes echarle también un poquito de sal.
  • Coge también un papel pequeño (cuanto más fino sea mejor) y escribe todo aquello de lo que te quieres desprender, todo aquello que quieras soltar. Observar si tu cuerpo te ha dado alguna indicación o pista sobre lo que quieres soltar. Ponle palabras desde la escritura automática y la confianza en tu esencia
  • Mete este papel en el agua y déjalo allí para que se disuelva. Mantente presente y observa unos instantes como el papel se moja, las letras se emborronan y las palabras se funden con el agua.
  • Reemprende tu baile y rodéate con los brazos. Acaríciate, abrázate. Respira y toma consciencia de que no estás sola, estás contigo.
  • Cuando el papel se haya desecho del todo, vuelca el contenido del cuenco en una maceta si estás en casa o en la tierra si estás en un exterior.
  • Procura mantenerte el resto de la noche antes de acostarte en silencio y sin perder la conexión con tu cuerpo y tu respiración.

Ha sido un placer acompañarte hasta aquí. Ya solo nos queda desearte una feliz Luna Llena y que puedas finalizar esta etapa de la mejor manera para poder acoger con curiosidad, esperanza e ilusión el nuevo ciclo que está por empezar.

Recibe un caluroso abrazo con cariño

Núria García

(Visited 40 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 3 =